• Alan Stivelman

El llamado

Actualizado: 15 de mar de 2018

Ha llegado el momento de contar la historia de “Testigo de otro mundo”. Me siento lo suficientemente apto en esos momentos para poder compartir lo que ha sido ser parte de este fantástico proyecto. Si antes no lo hice, fue por haber estado tan sumergido en el, que se me impedía poder compartir a viva voz las vivencias. La historia comienza así. Hace varios años atrás, comencé a escribir una historia de ficción sobre una pareja de treintañeros, donde ella estaba embarazada de hace unos meses, producto de una abducción de seres de otros mundos. ¿Qué hacía escribiendo una historia sobre “extraterrestres" y ovnis relacionada con una pareja citadina? Traté de no cuestionarme mucho el origen de esta narración, y decidí continuar a ver que aparecía en mi campo inconsciente. Llegué a escribir diez páginas y abandoné la historia inmediatamente. Así comenzaba el guión:


EXT. CALLE. TARDE Dos jóvenes están sentados en la acera de una calle poco transitada. Los dos tienen la capucha del buzo puesta, él mira para derecha, ella hacia su izquierda. Parecen ser más grandes de lo que aparentan, se visten como adolescentes pero tienen aproximadamente treinta años cada uno. Ella se levanta y camina hacia la calle. Vemos que está embarazada. Continúa caminando hacia el centro de la calle. No muy lejos se acerca un camión a toda velocidad, ella comienza a caminar en dirección al camión. El camión toca la bocina. Ella se detiene, extiende los brazos y cierra sus ojos. El joven no reacciona, su mirada está perdida en el horizonte. El camión intenta frenar, la joven espera el impacto con los ojos cerrados. Una luz blanca enceguecedora inunda el lugar por un segundo. La chica desaparece. Vemos el rostro del camionero confundido, se baja desesperado para ver si quedó debajo de su camión. El joven observa la situación, ve al camionero mirando para todos lados, sin entender nada. Se levanta, prende un cigarrillo y comienza a caminar como si nada extraño hubiera sucedido. Se lo ve nervioso, observa el cielo, un punto de luz en el firmamento oscila entre las nubes hasta que desaparece.


No entendía porque me había surgido comenzar a escribir una historia de esta naturaleza. Caminando por mi antiguo barrio de Belgrano, me detuve, como tantas veces, en una librería de libros usados. Revisé la sección de “esoterismo” y otras yerbas, y me encontré con un libro que hacía tiempo había oído nombrar: “Los extraños - casos de abducciones en la Argentina” escrito por el médico psiquiatra Néstor Berlanda y el psicólogo clínico Juan Acevedo. Lo compré, pero no lo leí hasta dentro de un año...


Alan Stivelman

0 vistas